Uso del ladrillo en la construcción

La evolución de los materiales de construcción ha venido dada por la disponibilidad de los mismos en el entorno donde se realiza la edificación, ya que no siempre fue posible la movilidad de materiales a través de grandes distancias.

Así, el ladrillo fue utilizado por los agricultores del Levante unos 9.500 años antes de nuestra Era, visto que en esa localidad no había disponibilidad de madera ni contaban con piedras para elaborar sus construcciones.

Inicialmente se utilizaba adobe -el cual es un material arcilloso- para la construcción de muros y paredes y el cual no recibía mayor tratamiento. Sin embargo, al exponer este material a temperaturas mayores de los 300 grados centígrados éste mejora su rendimiento. Es a este producto final que se le conoce como ladrillo.

Elaboración del ladrillo

La arcilla es el pdownload-5rincipal componente del ladrillo. Al inicio del proceso, la arcilla recibe una serie de tratamientos de maduración para lograr que el resultado final sea más homogéneo y fuerte. La arcilla tratada se une con agua a fin de permitir que sea moldeada en el tamaño y forma requerida. Posteriormente recibe un proceso de secado, durante el cual pierde gran cantidad de agua, lo que ayudará a compactar el producto de manera que no haya fisura durante el siguiente paso que es el de cocción, en el cual se somete a temperaturas altas el producto a lo largo de un túnel.

Partes del ladrillo

Podría decirse que el ladrillo desde su origen ha mantenido su forma original. Es decir, un prisma de forma rectangular. A la cara de mayor tamaño se la llama “tabla”, mientras a las otras dos se les denomina “canto” y “testa”.

Aún cuando el tamaño de los ladrillos puede variar, de manera general los caracteriza que siempre pueden ser manipulados por una sola mano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *